fbpx

El contrato de locación de servicios tiene lugar cuando una de las partes se obliga a prestar un servicio y la otra a pagar por ese servicio un precio en dinero.

Valentina emprende desde hace varios años, más precisamente desde hace 10 años. A los 18 años comenzó vendiendo artículos y juguetes para bebés de 0 a 3 años, después se dedicó a la venta de chocolates artesanales fabricados en su casa.

Desde hace dos años vende artículos de limpieza super modernos y baratos. Su emprendimiento comenzó con un local de ventas pequeño pero bien ubicado, y hoy, dos años después ya tiene dos sucursales más.

Lo que hizo crecer a su negocio es la venta de limpiadores de pisos CON fragancias exóticas pero dulcísimas a un precio ultra económico y accesible. Entonces, en este auge de su negocio decidió contratar a Sophia para que le maneje su negocio en las redes sociales sobretodo en facebook e instagram.

Como en la mayoría de las relaciones vinculadas a un contrato, todo comienza muy bien pero con el tiempo empiezan los malentendidos y los enojos. ¡Este caso no fue la excepción!. Valentina en los primeros meses se encontraba super feliz  con los flyers que se publicaban en las redes sociales pero con el paso del tiempo Sophia se empezó a sentir disconforme con el pago de parte de Valentina y viceversa Valentina comenzó a disgustarse cada vez más con los diseños que le enviaba Sophia y con lo que escribía en las redes.

Y un día… ¡esta situación explotó! Valentina envió una carta a documento a su amiga para notificarle que se extinguiría el contrato. Como toda acción genera una reacción, Sophia respondió también mediante una notificación legal exigiendo una suma de dinero en el término máximo de 72 horas sino iniciaría una demanda judicial. Luego de esto, las amigas furiosas no se hablaron más…

Es muy común en los emprendedores que recién comienzan con todas las pilas su negocio hacer todo tipo de contratos en forma verbal pensando que en el futuro va a seguir todo de una manera excelente y por lo general no es así. Muchos emprendedores contratan a personas para que les realicen diseños o les manejen las redes sociales sobretodo una fan page en facebook o instagram y la gran mayoría lo hace verbalmente, solo unos pocos precavidos y profesionales lo hacen por escrito.

Por eso mi consejo para aquellos que emprenden y contratan un servicio “de palabra” es que han cometido un craso error y lo que les espera es probablemente una situación parecida al pleito legal de Valentina y Sophia.

Si sos una persona emprendedora, que está enfocada en su negocio y que quiere EVITAR FUTUROS CONFLICTOS lo mejor que podés hacer es pactar un  acuerdo por escrito donde queden claros los derechos y las obligaciones de ambas partes.

La idea es que con esta entrada también puedas conocer sobre este contrato tan común en el mundo de los emprendimientos, “la locación de servicios”, es un contrato que se utiliza mucho, por eso vamos a definirlo y darte algunos consejos claves:

UNA DEFINICIÓN

Es un contrato muy simple…

El contrato de locación de servicios tiene lugar cuando una de las partes se obliga a prestar un servicio y la otra a pagar por ese servicio un precio en dinero. Como lo describimos arriba Sophia estaba dispuesta a prestar un servicio para lograr una mejor venta de productos de limpieza y Valentina estaba dispuesta a pagar por dicho trabajo un precio en dinero.

LA LOCACIÓN DE SERVICIOS NO ES UN CONTRATO DE TRABAJO

Si bien podemos llegar a pensar que la locación de un servicio es un contrato de trabajo, desde el punto de vista legal, te decimos que no los es. Es cierto que podrían asemejarse pero te daremos algunas diferencias:

1.- En la locación existe una independencia por parte de quien ejerce la prestación del servicio, en el contrato de trabajo el empleado es un dependiente en todo sentido de su empleador.

2.- En cuanto a las remuneraciones en la locación la persona que lo va a prestar fija de antemano cuánto vale su trabajo, en cambio, en las relaciones laborales el trabajador percibe un salario de acuerdo a lo establecido en el convenio colectivo entre empresarios y sindicatos, en una ley o bien lo fija de antemano su patrón de acuerdo a ciertas escalas salariales.

3.- Otra diferencia fundamental es que en el contrato de trabajo, el mismo, está tutelado por la ley 20.744 y demás leyes laborales en cambio en lo que respecta a la locación de servicios para todo lo que surja de este contrato se aplicará lo normado en el Código Civil y Comercial.

OBLIGACIONES

A.- Del prestador del servicio

La primera obligación del prestatario es la de efectuar y ejecutar el servicio de acuerdo a lo pactado procurando un resultado concreto y eficaz con la diligencia apropiada.

Otro deber que tiene el prestador es el de información. Debe comunicar a su comitente en forma clara, precisa y adecuada la manera o la forma en que va cumpliendo el servicio y todo lo relativo a ello. Por último, otra obligación que tiene es la de ejecutar el servicio en el tiempo establecido o fijado.

B.- Del comitente

El locador de esta relación contractual tiene básicamente una gran obligación y es la de pagar por el servicio prestado pero también tiene el deber de colaborar con el prestador en todo lo que necesite.

FINALIZACIÓN DEL CONTRATO

Lo natural es que si se fija este acuerdo por un tiempo determinado es que el mismo se extinga cuando se cumpla el plazo. Si contrato a una persona por 9 meses, cumplido dicho plazo, automáticamente termina el contrato.

Respecto a aquellos contratos de locación de servicios que se han pactado por un plazo indeterminado o bien que no digan nada respecto de su duración para poder terminar con el contrato es necesario efectuar un aviso previo. Vamos a un caso concreto… Si yo acuerdo con una persona para que me realice el mantenimiento de las redes sociales de mi negocio, y nada establezco sobre el plazo del contrato para poder extinguir esa relación contractual debo notificar por carta a documento o telegrama mi decisión y en forma previa (por ejemplo con dos meses de anticipación).

La obligación de efectuar el aviso previo debe ser en un plazo razonable, es decir , sería de mala fe si yo le aviso a la otra parte que mañana doy por extinguido el contrato. En general, se calcula preavisar con la antelación de un mes por cada año de trabajo. Entonces si presté servicio por tres años debo preavisar con tres meses.

Asimismo, si la rescisión unilateral se ejecutaría por el prestador, sin el debido preaviso, él deberá indemnizar  por una suma de dinero equivalente al tiempo de preaviso.

La persona que paga el servicio (es decir el locador o comitente) también puede desistir del contrato por su sola voluntad, sin embargo, debe indemnizar al prestador todos los gastos y trabajos realizados y la utilidad que hubiere podido obtener.

Para concluir, te queremos decir a vos que estás emprendiendo, tal vez no le des importancia a un contrato por escrito, y te manejas todo de palabra, pero si queres ser precavido, profesional y evitar futuros pleitos lo mejor que podes hacer es poner por escrito un contrato de locación…. situaciones como la que sufrieron Valentina y Sophia son muy comunes en el ámbito de los emprendedores

Nosotros estamos para ayudarte, conocé entonces el Servicio Efectivo de Contratos o SERECON entrando a: https://serviciosjuridicoscornejo.com/serecon/ para que al momento de contratar tengas la seguridad de SABER lo que estás firmando, además te asesoraremos en la etapa previa, y durante la ejecución del contrato.

Rafael Cornejo