fbpx

Si decidiste independizarte de la casa de tus padres y estás buscando un departamento o casa para alquilar, escuchas muchas ofertas, pero al fin te decidiste por ese departamento que tiene una terraza super genial, pero el dueño te habla del contrato, te exige una garantía, un plazo mínimo de locación, una variación de precios y una clausula penal. Todo esto te asusta y pones en Google:“modelo de contrato de locación”, luego, click en “enter” y te salen muchas páginas con modelos, y además te pones a leer sobre una persona que estaba en tu mismo caso y busca una solución en yahoo respuestas… Al fin y al cabo, no encuentras nada bueno para tus interrogantes, pero las ganas de vivir en ese departamento con terraza son aún mayores, por lo que, vas a la oficina del propietario y sin entender nada, firmas el contrato de alquiler.

O tal vez, estas emprendiendo un negocio, y vas a prestarle servicios a tu cliente, él te pide que firmen un contrato y te das con la situación de que no sabes si es una locación de servicios o de obra, o que tipo contractual, empiezas a leer muchos modelos que dan vueltas por internet, localizas convenios con muchas cláusulas pero quieres algo simple, por lo que esta contrariedad te angustia, sobretodo porque sientes que estás sin respaldo.

O bien… tu situación es la que heredas dos departamentos, lo hablas con tu pareja, decidís no venderlos, pero si alquilarlos para obtener ingresos extras y poder vivir un poco mejor. Tenes un inquilino interesado, le propones el precio, le muestras la vivienda, se ve super conforme y te dice que lo quiere alquilar. Sabes que es necesario redactar un contrato para tu inquilino y empiezas a navegar en la web y te encuentras con modelos de contrato de alquiler en un sitio web de un estudio jurídico notarial de Perú, lo miras al modelo una y otra vez, es muy lógico lo que dicen sus cláusulas, lo seleccionas, lo cortas y lo pegas en Word, sin embargo, te surgen dudas, ya que Perú no tiene la misma legislación que tú país, por lo que dudas si esas cláusulas tan bonitas serán conforme a tu ley.

Entonces que hacemos ante estas situaciones:¿Es bueno un contrato por internet? ¿Debería asesorarme antes de copiar y pegar un modelo por internet?

La respuesta es sí, a ambas preguntas, en internet puede haber buenos modelos de contratos, pero son modelos y nada más que eso. En la mayoría de los casos no se ajustan a nuestra situación. Cada contexto tiene sus matices propios y el contrato debe ser una respuesta a ese acuerdo único de voluntades y no al revés.

En internet hay mucha información buena y mala dando vueltas, por lo que si busco un modelo de contratos allí, me voy a encontrar con lo siguiente:

#1.-  MODELO DE CONTRATO CON UNA LEY EXTRANJERA

Es muy común que al buscar en Google, por ejemplo, un modelo de contrato de donación, el buscador me busque tipos de contratos pero de todos los países de habla hispana, por lo que, tendré un modelo de Chile, Argentina, España, República Dominicana y Panamá, sin embargo ¡Cada país tiene su propia legislación! Y nos es lo mismo donar con un cargo en Argentina que en Colombia, como así también no es lo mismo una locación en Chile que en Paraguay.

En la Web, hay muchos modelos, pero debo saber que asumo el riesgo de encontrar un modelo que tal vez me guste pero que esté basado en una ley que no es la de mi país.

#2.- RIESGO DE LEGISLACIÓN DESACTUALIZADA

Otra cuestión a la hora de contratar es saber si lo que voy a firmar es un convenio sustentado en una ley vigente. Ocurre muchísimo que la gente dispone de una plantilla de contratos, pero sus cláusulas citan artículos del código o de leyes ya inexistentes. En Argentina esto ocurre mucho, puesto que a partir del 1º de agosto de 2015, entró en vigencia el nuevo código civil y comercial, y sinceramente la mayoría de los modelos de contratos están asentados según en el código civil antiguo.

Entonces, por ejemplo, en la locación o el usufructo, la ley antigua exigía cierto plazo máximo y, por el contrario, la ley nueva exige otros términos.

#3.- LOS MODELOS SON ESTÁNDARES Y NADA MÁS QUE ESO

Así como en la naturaleza jamás una planta o un árbol puede ser igual a otro. Por más de que sea muy parecido, un árbol con otro de la misma especie, siempre habrá diferencias, lo mismo ocurre con los contratos, porque jamás puede existir que una situación sea 100 % igual a otra. Cada situación que nos lleva a contratar es diferente, por ejemplo, la persona puede ser incapaz y actúa con un curador o simplemente porque tiene domicilio en otra provincia, entonces como consecuencia de esto, cada contrato es diferente y sus clausulas deben corresponder con la situación que me llevó a firmar el acuerdo.

En internet tenemos modelos tipos que no son una respuesta al acuerdo que estamos celebrando. Ya que para que el acuerdo se amalgame a mi situación debo estipular cláusulas que amparen mis necesidades y las de la otra parte contratante.

#4.- DIVERSIDAD DE OPINIONES

Si decido buscar un modelo de contrato por Google, no solo corro el riesgo de encontrar un modelo de otro país, con otra ley, que tal vez esta desactualizado y sea un prototipo standard, sino que también la diversidad de opiniones sobre un contrato me puede convertir en un miedoso o en un temerario. Tal vez algunos aconsejan clausulas penales para cada situación de incumplimiento con algunos intereses altísimos y otros que me aconsejan un modelo simple, donde todas las contingencias a futuro no estarían resguardadas.

La diversidad de opiniones es buena, si yo tengo un conocimiento sobre el tipo de contrato y sobre como el mismo está legislado, pero si desconozco el tipo de acuerdo, la ley, etc., lo más probable es que tantas opiniones me terminen ahogando en algo que es muy simple.

#5.- EL MODELO WEB DE CONTRATO PUEDE RECORTAR TUS DERECHOS

Al no estar asesorados en la mayoría de los contratos que firmamos renunciamos a derechos que legítimamente nos corresponden pero el problema está EN QUE NO LO SABEMOS.

Ocurre que si firmamos un contrato de compraventa, en la última parte tenemos una clausula donde renunciamos a nuestra jurisdicción, por lo que, si tenemos un litigio debemos ir ante el juez de otra ciudad o provincia.

Tel vez nos puede ocurrir que encontramos un modelo web de contrato de alquiler por el plazo de un año. ¡Tamaño error! El mínimo legal de los contratos de alquiler de vivienda es de dos años, entonces, estamos renunciando a un derecho básico.

En resumen, internet tal vez me de lo que vengo buscando, pero debo saber que corro peligro con esa información, lo mejor es que te asesores con quien sabe de leyes para evitar firmar un acuerdo que a futuro TE TRAIGA PROBLEMAS.

Rafael Cornejo